El Mensaje del arte

El Mensaje cambia según el lenguaje en que se expresa:en música se le suele repetir varias veces para conseguir mayor claridad, mientras que en literatura no se usa la repetición. Pero también cambia según la persona o el público al que va dirigido: los jóvenes comprenden de distinta manera que los viejos; los pobres, que los ricos; las gentes de una época, que la otra.
El Mensaje, en fin, puede ser distinto también según su contenido: mensaje de alegría, tristeza, de bienestar o de sufrimiento, de valor o de miedo.
Cuando el mensaje llega a su destino y provoca el efecto que se proponía, se dice que ha sido un mensaje eficaz. En el campo del arte, cuando el artista consigue expresar lo que quería comunicar, y cuando aquellos a quienes iba destinado su mensaje, tras haberlo recibido, lo comprenden y procesandolo a través de sus emociones y reaccionan del modo apropiado o por lo menos un poco esperado, significa que se ha logrado producir una obra de arte. En apariencia, esto podría significar que solamente aquel que tiene éxito es un verdadero artista.
Ello es cierto pero no siempre. Si el artista ha comprendido profundamente el tiempo, la civilización, el pueblo, la cultura en cuyo seno vive, tal vez consiga anticipar también lo que vaya a ser el mañana lo hizo Bach al escribir la música del Arte de la Fuga, demasiado desagradable para ser entendida en su época.